Publicado el Deja un comentario

¿Cómo se suelda el acero corten?

El acero corten se puede trabajar como si fuera un acero normal. No hay peligro de que se contamine, por ejemplo, como pasa con el inoxidable, así que puede convivir en tu taller con otros aceros sin problemas.

En cuanto a soldarlo, se hace exactamente igual que el acero al carbono normal. Sólo hay que tener en cuenta que el material de aporte tiene que ser específico para soldar acero corten.

Por lo tanto, si sueldas con electrodo, tendrás que comprar electrodos específicos para acero corten. Y si sueldas con MIG/MAG necesitarás también un hilo especial. 

Yo no he encontrado hilo para soldar corten en bobinas de 5 kg (salvo algunas ofertas dudosas) que cualquier máquina MIG/MAG admite. Sólo he podido comprarlo en bobinas de 15 Kg, con lo que tuve que comprar una equipo capaz de usar bobinas grandes.

No he encontrado varillas de aportación para TIG específicas para acero corten. Lo que hago cuando quiero soldar acero corten con TIG es cortar un trozo de hilo del MIG/MAG y usarlo como varilla.

Sólo he encontrado hilo para acero corten de 1 mm de diámetro, no sé si hay otros grosores.

¿Se puede soldar acero corten que ya está oxidado?

Igual que pasa con el acero al carbono, si vas a soldar con TIG acero corten más vale que lo limpies bien antes de empezar, de lo contrario tendrás menos penetración, el electrodo de tungsteno se contaminará, y acabarás con una chapuza de soldadura.

Si estás trabajando con MIG MAG, en cambio, te puedes permitir soldar con el acero ya oxidado. Quizá notes que tienes que ir un poco más despacio para darle tiempo al arco a destruir la capa superficial del material, pero estoy hablando de una diferencia muy sutil.

Lo mismo digo si estás soldando con electrodo revestido. Costará algo más hacer saltar el arco y avanzarás un pelín más lento, pero puedes soldarlo.

Publicado el Deja un comentario

Cómo instalar tu bancal de PVC

Montar tu kit para instalar tu bancal elevado de PVC es un proceso muy sencillo que podrás llevar a cabo en poco tiempo y sin necesidad de ayuda.

Atornillar las esquinas

Tu kit incluye todos los tornillos que necesitas para montarlo. Se trata de tornillos de acro galvanizado del tipo llamado «autotaladrante». Significa que no necesitar taladrar previamente el PVC para atornillar después. El propio tornillo perfora el PVC y queda perfectamente fijado.

¿Destornillador eléctrico?

Utilizar un destornillador eléctrico facilita mucho la tarea, pero no hagas excesiva fuerza, ya que sólo conseguirías que el tornillo girara sin avanzar estropeando el PVC. Todos los destornilladores eléctricos tienen un ajuste del tope de fuerza, comienza por un ajuste mínimo y súbelo poco a poco hasta que el tornillo quede bien ajustado.

¿Por dónde empiezo?

Comienza colocando las piezas trasversales, o sea las cortas, sobre una mesa. Colócalas juntas y alineadeas con el extremo en el borde de la mesa. Así podrás poner las escuadras perfectamente.

Coloca la escuadra sobre los perfiles apoyándola por el lado corto.

NO

Una vez tengas las dos paredes cortas del bancal montadas cada una con sus dos esquinas, puedes colocarlas en su sitio y comenzar a atornillar las piezas largas.

Atornilla primero todas las piezas inferiores.

Antes de montar el piso de arriba tendrás que colocar los travesaños, así que comienza por montar las dos paredes largas sólo con el perfil de abajo.

Bancales extra-largos

Si tu bancal tiene más de 3 metros de largo, tendrás que unir varias piezas largas. Utiliza para ello las placas de unión en forma de T que vienen incluidas en tu kit.

Fíjate en un detalle importante

Atento: los perfiles de PVC no quedan haciendo tope con la pieza central de la T. Si los colocas tocando la pieza central, los puntos de soldadura impedirán que el PVC quede bien encajado en la placa, y la unión quedará torcida cuando la atornilles. Colócalo como muestra la siguiente imagen.

Alinea bien los perfiles

Cuando colocas los perfiles sobre el suelo, es normal que no queden bien alineados por sí solos. Asegúrate de que la altura es la correcta:

Coloca el/los travesaños

Ya tienes tu bancal casi montado. A continuación atornilla el travesaño en el centro de la pared larga. Si tu bancal lleva más de un travesaño, colócalos de manera que quede un travesaño en el centro de cada pieza larga.

Último paso

Por último, coloca los perfiles del piso de arriba y atornillalos igual que has hecho con el resto de las piezas. Y listo, ya tienes tu bancal de PVC instalado.

Kit Estándar

Kit PVC 308 x 150 cm

377 €

IVA incluido

Publicado el Deja un comentario

¿Por qué hay que eliminar la calamina antes de oxidar?

Antes de oxidar el acero corten

En un post anterior hablaba de distintos métodos y productos para oxidar el acero corten y citaba muy de pasada la protección de calamina que llevan las chapas cuando han sido laminadas en caliente. 

En este post te quiero explicar por qué es tan importante eliminar esta capa de protección antes de oxidar el aero corten y además te voy a enseñar con un ejemplo real qué pasa si no lo haces.

¿Qué es la calamina?

Si has comprado alguna vez chapas de acero habrás visto que algunas salen del almacén con un acabado gris azulado. Ese color no es el color natural del acero sino que se debe a una capa protectora de un material llamado calamina. Que la chapa lleve o no lleve esta protección depende del proceso con el que se ha fabricado.

Lo normal es que chapas de más de 1,5 mm de grosor hayan sido laminadas en caliente y lleven esta protcción, mientras que chapas más finas hayan sido laminadas en frío y no la tengan. Se suele llamar “chapa negra” a la que lleva calamina y “chapa blanca” a la que no la lleva.

Laminado en caliente y en frío.

Imagínate que estás en la cocina de tu casa y acabas de preparar la masa para una pizza. ¿Cómo transformas una pelota de masa de harina en la lámina delgada que necesitas? Exactamente: con un rodillo. Pues un tren de laminación de acero es lo más parecido a un rodillo de cocina pero a lo bestia.

Para poder “amasar” el acero es imprescindible calentarlo hasta temperaturas de alrededor de 1000ºC (a 1300 aprox. se funde del todo) para que se pueda deformar. Una vez alcanzada esa temperatura, el material se vuelve maleable y es posible reducir el grosor del material de partida hasta obtener la chapa final deseada. Como te puedes imaginar, tampoco es que al calentarse se vuelva como la plastilina, así que la maquinaria que hace falta es muy seria.

El problema es que una vez reducido el grosor hasta obtener el producto final, hay que esperar que se enfríe. ¿y qué pasa con el acero al rojo vivo? Que se oxida muy deprisa. ¿Solución? recubrirlo con una capa de “calamina” que lo proteja.

La consecuencia poco práctica para el usuario final de ese material es que la dichosa calamina está agarrada al acero como una lapa, y quitarla lleva bastante trabajo.

Las chapas más finas se laminan en frío, que evidentemene es lo mismo pero sin calentar el material, o sea, más a lo bruto todavía. No soy un experto en metalurgia, pero supongo que esto se hace porque los procesos de calentamiento, enfriamiento y protección frente a la oxidación son más complicados cuando las láminas son muy finas.

Como habrás notado, por si no lo sabías, la palabra “chapa” no se refiere a un material distinto ni de peor calidad, sino a un formato del mismo material.

¡Hay que quitar la dichosa calamina!

Si vas a aplicar algún producto de los que hablaba en el post anterior para oxidar el acero corten, tendrás que quitar antes la calamina, o el resultado será una chapuza, ya que el producto no actuará bien sobre el acero.

Quizá pienses que si dejas que el acero se oxide al natural, la calamina, que a pesar de estar tan bien agarrada al material no es indestructible, acabará por desaparecer y el acero corten cogerá su color característico que tanto nos gusta.

Pues lo siento, pero no. 

La calamina, efectivamente, no dura para siempre, y con el tiempo el acero a la intemperie se acaba oxidando sí o sí. Pero, como puedes ver en las fotos y en el vídeo de más abajo, el color final que obtienes no es exactamente el color del acero corten que queda tan bonito en tu jardín.

De hecho, si no quitas la calamina antes de dejar oxidar el acero corten, lo que consigues, como pasa en el ejemplo del vídeo es algo con más aspecto de chatarra vieja que otra cosa, y estoy seguro de que no era esa la idea que querías para tu jardín.

Así que si tienes, como en el ejemplo del vídeo, una barbacoa, jardineras, o lo que sea, que compraste en su día como acero corten y tiene más bien pinta de chatarra, intenta recordar qué aspecto tenía cuando lo compraste. Si era gris azulado no hay duda. No necesariamente te han colado acero normal a precio de acero corten (que probablemente lo hayas pensado), pero lo que desde luego no han hecho es tratar el material como había que tratarlo.

¿Tiene remedio?

Una cosa que me encanta del acero, y en especial del acero corten, es que prácticamente todo se puede remediar, y el problema del color feo por no haber quitado la calamina no es una excepción.

Como puedes ver en el vídeo, todo lo que hay que hacer es eliminar por completo el óxido que se haya formado, para luego eliminar la calamina. Para esto recomiendo usar un producto químico específico para este uso, bien sea del fabricante Corten Plus ó de Lineacor (son los dos que yo conozco).

Mucho cuidado con estos productos, por cierto, incluso si los usas al aire libre. Los guantes son imprescindibles, y te recomiendo llevar gafas para protejer los ojos. Como puedes ver en el vídeo yo lo estaba usando sin mascarilla, pero lo suyo sería llevarla puesta. Más de una vez aspiré algo de producto pulverizado y no es agradable, aunque al aire libre es más difícil que la concentración del producto llegue a ser peligrosa.

Hacer las cosas bien

Una vez retirada por completo la dichosa calamina, es hora de oxidar el acero corten, esta vez partiendo del acero totalmente desnudo, como debe ser. 

A partir de aquí tienes varias opciones para llegar al resultado final que buscas. De eso hablaba en el post sobre la oxidación del acero corten que te recomiendo leer, si te interesa el tema.

Publicado el Deja un comentario

Traviesas de madera, ¿te dan problemas?

Jardindera de traviesas de madera

Las traviesas de madera son un material tan utilizado en jardinería y decoración exterior que lo más probable es que tengas alguna instalada en casa ó estés pensando en instalarla.

Lo bueno

Las traviesas de madera son un magnífico recurso para llevar a cabo algunos proyectos de manera sencilla, sin tener que recurrir a profesionales o meternos en obras más complejas.

Por ejemplo, construir grandes jardineras ó parterres, alcorques, delimitar pasillos ó zonas del jardín, hacer escaleras … de todo. Y hay que reconocer que poder hacer todas estas cosas con un material relativamente sencillo de trabajar es una ventaja importante.

En el aspecto práctico quizá la única pega es su elevado peso, que dificulta el manejo de las piezas, que suelen ser además de tamaño considerable.

Hasta aquí todo muy bien. Un material fácil de trabajar, no especialmente barato, pero con ventajas que compensan el precio y con un aspecto final estupendo.

Las malas noticias

El problema viene cuando pasa el tiempo, y esto ocurre aunque no queramos.

En unos pocos años el aspecto majestuoso de esas enormes traviesas de madera que delimitan un precioso parterre de tu jardín, o que forman unos bonitos alcorques alrededor de tus árboles, no será más que un vago recuerdo.

En poco tiempo, el color de la madera se vuelve gris, la superficie se agrieta y lo más habitual es que las piezas se deformen, quedando con un aspecto un tanto triste. La deformación, además, suele causar grietas que son mucho más que meramente superficiales.

Traviesa de madera agrietada y deformada tras 8 años a la intemperie

¿Pero las traviesas de tren no duraban toda la vida?

Tú lo has dicho: las de tren. El problema es que no es tan fácil encontrar traviesas que de verdad sean traviesas de tren recuperadas.

Las maderas que hoy puedes comprar en muchos sitios con la etiqueta de “traviesas” no han pasado ni un día en una vía de tren. Vienen directamente de una fábrica donde no les han dado tiempo ni a perder la humedad antes de cortarlas, lo que provoca su posterior deformación. 

Si compras un tablero o cualquier otra pieza grande de madera maciza que se haya dejado secar lentamente en condiciones óptimas te puedo garantizar que el precio que vas a pagar no tiene nada que ver con lo que cuesta una “traviesa” en almacén de materiales o tienda de bricolaje de turno.

Además, no es raro que ni siquiera sean una sola pieza, sino que algunas se fabrican encolando varios listones hasta conseguir el grosor deseado.

Y en la mayoría de los casos se trata de madera de pino, abeto, o alguna otra variedad de madera porosa, con lo que el aire y la humedad, y por lo tanto los hongos, camparán a sus anchas por su estructura interna alimentándose a placer.

En la tienda tienen un aspecto inmejorable

Así es. Cuando están nuevas están perfectamente rectas y con un color muy bonito. Pasas la mano por la madera y hasta te da sensación de estar fresquita, con un tacto agradable.

Lo que no te explican es que ese tacto fresco es precisamente porque tiene muchísima humedad. El peso del agua hace que parezca una madera más densa, pero es un engaño (recuerda que la madera flota porque el agua pesa más). 

No digo que lo hagan con mala fé, pero aunque sea con toda su buena intención, te están vendiendo una mezcla de pino y agua que te hace pensar que compras otra cosa. Puedes estar seguro de que en menos de un año se habrá deformado.

¿Por qué no se deforma en la tienda si las tienen al sol? Sencillamente porque en una tienda no para de entrar y salir material. Las traviesas pasan poco tiempo expuestas al sol y la intemperie (eso suponiendo que las tengan al aire libre) y no les da tiempo a empezar a a perder el buen lustre. Antes de que eso pase ya se las han vendido a alguien poco informado, como yo, sin ir más lejos.

Te entiendo, yo también he pasado por ahí

Sí. Yo también tuve la genial idea de utilizar traviesas de madera para evitar hacer obra y conseguir un resultado bonito.

Hice un murete de 40 cm de alto que hace de contención de una zona de grava en la entrada de mi casa, separándola del pasillo de entrada, que está en rampa. Además en la parte de abajo hay una enorme jardinera, como ves en las fotos.  (las fotos han desaparecido, lo siento)

Y como puedes ver, el aspecto de la madera deja ya mucho que desear, después de sólo 5 años.

Y aquí tienes otros ejemplos. Fíjate en el aspecto de esta separación entre dos zonas de un jardín en la sierra de Madrid. Eso y una línea recta se parecen tanto como un huevo y una castaña, y todo porque en menos de 8 años a la intemperie la madera se ha deformado y agrietado.

Y en el mismo jardín, este alcorque también hecho con traviesas está totalmente podrido, sencillamente porque la humedad y los hongos acaban con la madera como los ratones con el queso.

¿y entonces qué hago?

Si has leído el resto del blog ya sabes lo que pienso de la madera en el jardín: mejor evitarla, por lo menos cuando se trata de aplicaciones en las que vaya a estar permanentemente en contacto con la tierra, la humedad o el sol.

Para ese tipo de aplicaciones te aconsejo que te decidas por el acero corten. Este material es uno de los favoritos de arquitectos, diseñadores y artistas de todo el mundo y claramente va asociado a un ambiente de lujo.

Quizá pienses que se trata de un material muy caro, pero si tienes en cuenta que el gasto en mantenimiento va a ser de cero euros, te darás cuenta de que es sencillamente la mejor opción.

También es posible que pienses que yo soy un absoluto fan de este material porque me gano la vida vendiéndolo, y es lógico que lo pienses. Pero la verdad es que la historia es exactamente al revés. Me convertí en un fan de este material buscando soluciones para mi jardín y luego acabé dedicándome a vender productos hechos con él a personas con necesidades parecidas a las mías.

Traviesas de acero corten

¿Recuerdas el alcorque que te he enseñado antes? Mira cómo queda hecho en acero corten.

Sustituirlo fue tan sencillo como colocar las cuatro piezas y unirlas con tornillos y tuercas de inoxidable. No se tarda ni 10 minutos. Luego hay que esperar un tiempo a que el acero vaya cogiendo su color definitivo, pero no hay que hacerle nunca nada más.

Y mira la bordura de la que te hablaba antes. Esa bordura nunca se va a deformar ni agrietar, ya que es totalmente resistente a heladas, humedad, hongos, sol … a la vida a la intemperie, en definitiva.

El acero corten te permite disfrutar de un jardín decorado a tu gusto sin necesidad de dedicarle tiempo al mantenimiento.

Publicado el Deja un comentario

Cómo disfrutar de tu jardín y gastar menos agua

tinajas

Después de leer este artículo que El País publicó ayer, día mundial del agua, uno se queda preocupado. Hay muchas preguntas que hacerse al respecto, pero una cosa está clara: tenemos una necesidad imperiosa de gastar menos agua.

Opino que es injusto cargar al ciudadano de a pie con la culpa de todos los males del universo. Y en este caso más, ya que el mayor despilfarro de agua se produce en la agricultura y la industria, no en las viviendas. Y además las soluciones están lejos de nuestro control directo.

Lo que sí tenemos es la obligación de preocuparnos, de informarnos bien y de exigir soluciones que tengan una perspectiva global del problema. Y desde luego, lo que no tiene perdón es que no intentemos gastar menos agua en casa, incluso sabiendo que el ahorro que consigamos será ridículo a escala nacional y no digamos global.

Precio y tecnología

Y si no intentas gastar menos agua por las buenas, te acabarán animando a hacerlo por el método más sencillo: el precio. No me atrevo a predecir nada concreto, pero de una manera u otra el precio del agua tendrá que subir. Y los que la usamos para algo más que beber y lavarnos la pagaremos más cara, seguro.

save water

Ya existen en el mercado muchos sistemas para ahorrar agua. El problema es que su precio es altísimo comparado con el ahorro en la factura del agua, por ahora. Cuando el precio del agua sea el doble, seguro que nos empiezan a interesar más esos sistemas. Es muy difícil que algo te preocupe cuando te cuesta menos que tener internet en casa.

Para gastar menos agua en casa, donde más facilmente podemos conseguir resultados notables es en el jardín. No necesariamente es el mayor gasto, ya que si en tu casa sois 4 o 5 personas que se duchan a diario casi seguro que gastas más en ducha que en riego. Pero imagino que prefieres regar menos que decirle a tu hijo el mayor que no se duche cuando vuelva de jugar al fútbol, ¿no?

Xerojardínería

La Xerojardinería es un tipo de jardinería cuyo principal objetivo es el uso racional del agua. Nació en EEUU en los años 80 y empezó a tener relevancia en España en los 90. Evidentemente ganó interés debido a las sequías y el crecimiento demográfico y urbanístico.

Hay mucho que aprender sobre xerojardinería, pero lo más básico y elemental de todo es la selección de especies a plantar. No sólamente es algo que uno puede aplicar sin la menor dificultad, sino que es lo que más efecto va a tener en el consumo final de agua del jardín. 

No sirve de nada instalar sistemas de riego por goteo, drenajes y sistemas de recuperación del agua si lo que tenemos plantado en el jardín son árboles y plantas que en la naturaleza viven en las orillas de los ríos, por ejemplo.

La xerojardinería no consiste en convertir tu jardín en un patio con grava volcánica, un par de rocas y dos cactus. Es cierto que estas plantas (suculentas y crasas) son las más usadas, pero puedes recurrir a especies autóctonas perfectamente adaptadas al clima en el que vives y tener un jardín que beba poco y además sea bonito. Te recomiendo el libro «Jardineria Casi Sin Agua. Xerojardineria» si quieres una mínima introducción al tema.

Es el césped, asúmelo.

No lo dudes: no hay cosa que consuma más agua que una extensión de césped de radiante color verde al sol del verano en casi cualquier lugar al sur de los Picos de Europa.

Cualquier manual de xerojardinería, o cualquier libro, blog o experto al que consultes cómo gastar menos agua en tu jardín te lo va a decir: reduce la superficie de césped.

césped ITMS
El césped Ideal que Todo el Mundo Sueña.

Yo reconozco que soy un poco más radical en eso: te recomiendo que elimines el césped por completo. Eso te permitirá, además, darle puerta a aspersores, programador de riego y máquina cortacésped, y te liberará de la obligación de cortar el césped durante la mitad del año, poner recebo, mantilo, etc, etc.

Más que plantas

Otra forma de gastar menos agua es echarle un poco de imaginación y decorar el jardín con algo más que plantas, plantas y plantas. Venga hombre, seguro que se te ocurre algo. En este post ya tienes un par de fotos con ejemplos. Pero eso sí, muy importante, a cualquier adorno que vayas a poner en el jardín hazle la prueba del aeropuerto.

escultura
Escultura de acero y piedra.

La prueba el aeropuerto es un simple experimento que puedes hacer mentalmente. Consiste en imaginarte el adorno puesto en el suelo en mitad de la terminal de un aeropuerto. Imagina que empieza a pasar multitud de gente con maletas y las prisas habituales de acá para allá. Sólo si estás seguro de que nadie se va a chocar con él porque es imposible no verlo, ese elemento decorativo es apto para estar en tu jardín.

Si no pasa la prueba del aeropuerto es que el objeto en cuestión no tiene presencia ni personalidad suficiente. Será un adorno que pasará desapercibido, no merece la pena.

Conclusión

Insisto, ni tú ni yo somos los culpables de todos los males del universo, pero creo que tenemos la obligación moral de no derrochar en nuestro jardín un recurso que es escaso, no ya en otros lugares del mundo, sino en nuestro propio país.

En este post te he dado un par de pinceladas de lo que puedes hacer para dejar ya de malgastar agua regando césped, plantas que no se adaptan a nuestro clima ó simplemente más plantas de las que en realidad necesitas.

Si quieres algo más de ayuda sobre este tema descárgate gratis la guía rápida con los 4 Principios del Jardín Inteligente, y empieza ya a disfrutar más de tu jardín trabajando menos y también gastando menos agua.


Publicado el Deja un comentario

Oxidación del acero corten

Hola, soy Tximo Gracia, creador de jardindeacero.com, y en este post quiero hablarte de la oxidación del acero corten y de las distintas opciones que existen para conseguir el acabado característico de este material. 

Si estás un poco familiarizado con el acero corten sabrás que, a diferencia del acero normal, el óxido que se forma sobre su superficie no se desprende del material, sino que forma una capa protectora que impide la oxidación de toda la pieza. Con lo cual, con el tiempo llega un momento en que el material deja de oxidarse. 

Este proceso puede tener lugar de manera natural ó podemos provocarlo y controlarlo con distintos productos.

Oxidación Natural

El método más fácil y económico para conseguir una buena oxidación del acero corten y obtener su acabado característico es simplemente dejarlo a la intemperie y esperar. La pieza se irá oxidando y al cabo de un tiempo se habrá estabilizado esa capa protectora que mencionaba más arriba y la oxidación de detendrá.

Tximo Gracia

Pese a los inconvenientes que cito a continuación, a mí me gusta mucho este método porque disfruto viendo cómo cambia el aspecto del acero con el tiempo, y porque me parece que el acabado final es más bonito que cuando lo oxidamos de manera forzada. El acero va a tomar distintos tonos dependiendo de la exposición al sol que tenga, con lo que se creará un efecto que casi podríamos llamar de “curtido” totalmente único de esa pieza en particular y, para mi gusto, mucho más bonito que el tono uniforme que se consigue con la oxidación forzada.

Este método tiene el inconveniente de que es un proceso lento que puede durar hasta un par de años. No obstante, en mi opinión no es un problema, ya que en pocas semanas (especialmente si hay lluvias) el acero ya se habrá oxidado y aunque el proceso continúe evolucionando, el aspecto de la pieza será casi el definitivo.

Cuidado con las manchas

El verdadero problema viene cuando quieres instalar la pieza en cuestión (una jardinera, una escultura, etc) sobre una zona pavimentada ó si se trata de una pieza para colocar en interior.

He dicho al principio que el óxido no se desprende del material, pero eso sólo es cierto cuando el óxido está totalmente estabilizado. Durante el proceso de oxidación del acero corten sí que se va desprendiendo en forma de polvo parte del óxido, especialmente cuando es arrastrado por el agua de la lluvia.

Si estamos hablando de una pieza para colocar sobre una zona pavimentada en el exterior, entonces tenemos el problema de que durante el largo proceso de oxidación natural, irán apareciendo en nuestro suelo manchas de óxido nada fáciles de limpiar.

Esto no suele ser un problema cuando se instala una pieza sobre un césped, tierra ó grava, ya que el agua que arrastra el óxido responsable de las manchas se filtra y apenas deja rastro. Y si queda algo de tierra ó grava manchada de óxido es muy fácil de retirar (removiándola un poco) y que no se note nada, pero encima de un pavimento la cosa cambia mucho.

Qué hacer

En teoría con un buen tratamiento de oxidación y paro es posible eliminar el problema de las manchas, pero algunos expertos afirman que no es así. Personalmente pienso que nunca se puede asegurar al 100%, ya que las condiciones climatológicas y el tipo de uso que se le dé a la pieza en cuestión pueden afectar de muy distintas maneras al material.

Aplicar barnices (que hay de muchos tipos) en principio es una buena solución, pero ya va a requerir un cierto mantenimiento y para algunos usos, como barbacoas o braseros, que se calientan a temperaturas muy elevadas, no creo que sea adecuado.

Así que, mi recomendación en estos casos es aplicar el tratamiento de oxidación forzada y baño de paro, pero mantenernos alerta y eliminar cualquier mancha por pequeña que sea en cuanto la veamos aparecer.

Si se trata de una pieza para el interior el problema es distinto: la pieza simplemente no se va a oxidar, al estar protegida de la humedad y el sol.

Oxidación forzada

Como he dicho más arriba, si se trata de oxidar una pieza para colocar en interior ó para una zona de exterior pavimentada (o de cualquier tipo de suelo delicado) lo mejor es recurrir a la oxidación del acero corten con productos químicos.

En pocas palabras este proceso consite en:

  1. Limpiar bien la pieza
  2. Activar la oxidación con un ácido
  3. Dejar pasar un tiempo para que la pieza se oxide por completo
  4. Detener la oxidación aplicando un baño de paro
  5. Opcionalmente, aplicar un barniz

Hasta el momento he encontrado dos marcas de productos específicos para la oxidación del acero corten.

Lineacor

Una es Lineacor, que es la marca comercial de la empresa española Oxidación Vidmetal, que está en las afueras de Barcelona. Tienen una gama de productos tan completa que el que no sabe del tema se pierde un poco, pero la verdad es que cuando llamé para que me aconsejaran sobre qué productos usar para un aplicación concreta pude hablar directamente con un técnico y me estuvo explicando un buen rato muy amablemente. Salta a la vista que tienen muchos años de experiencia y son auténticos especialistas.

También tienen bastante información en la web sobre cómo utilizar cada producto, sencilla y bien explicada. Hacen mucho hincapié en que si no aplicas bien los productos, tendrás una oxidación irregular, con diferentes tonos de color. Como ya he dicho, a mí me suelen gustar más las piezas con distintos tonos que cuando son totalmente uniformes, pero bueno, es cuestión de gustos.

CortenPlus

La otra marca que conozco y he probado es Corten-Plus, que es de una empresa estadounidense que fabrica en Francia. Tiene web en español y funciona bastante bien.

Un brasero oxidado de manera artificial con los productos de Lineacor. Al fondo una jardinera oxidada con el producto de CortenPlus
Un brasero oxidado de manera artificial con los productos de Lineacor. Al fondo una jardinera oxidada con el producto de CortenPlus

Corten-Plus tiene una gama de productos mucho más reducida que Lineacor, de hecho se limita a un limpiador, un activador de óxido, un barniz, y hace poco han sacado un producto para eliminar la calamina (una capa de protección que lleva el acero cuando ha sido laminado en caliente).  

Según ellos, la principal ventaja de su activador de oxidación es que no contiene ácido, con lo cual es menos tóxico y contaminante que el de la competencia y no necesita baño de paro, por lo que el proceso se reduce a limpiar la pieza, aplicar el activador de óxido y esperar (barnizar es opcional).

¿Qué hago yo?

Yo lo he utilizado muchas veces, siempre para piezas de exterior que no iban a instalarse sobre suelos delicados, y funciona muy bien. El resultado final (lo puedes ver en la siguiente imagen) se ve un poco más artificial que si no le haces nada a la pieza, pero lo cierto es que es muy bueno.

De hecho, el método que más utilizo consiste en aplicar una mano inicial del activador de óxido de Corten Plus y luego dejar que las lluvias (o la manguera) y el sol hagan el resto. El acabado final es impecable, como puedes ver en los alcorques que fabricamos ó el sistema modular de jardineras (Sistema XL). Si se trata de una pieza para interior entonces utilizo los productos de Lineacor, activador de óxido y baño de paro. Suelo aplicar tres manos de este último.

Haz clic aquí si quieres saber cómo soldar el acero corten.

Espero que te haya sido útil esta información y que ahora tengas clara una visión general sobre la oxidación del acero corten. No dudes en ponerte en contacto conmigo si tienes alguna pregunta. Estaré encantado de ayudarte si está en mi mano.

Publicado el Deja un comentario

Bancales elevados de PVC

Bancal elevado de PVC

Hola, soy Tximo Gracia, creador de jardindeacero.com, y quiero compartir contigo la experiencia que he acumulado en los últimos 13 años acerca del uso de bancales elevados, tanto para horticultura como en jardines decorativos.

En este post te voy a hablar de otro tipo de bancales con muchas ventajas interesantes: los bancales elevados de pvc.

Madera: muy bonita pero …

Si leíste mi post sobre bancales elevados de madera, recordarás que el problema que tienen se resume en pocas palabras: la madera se deteriora rápido y el mantenimiento es laborioso, caro, y no demasiado efectivo.

Y es una auténtica lástima, porque el día que instalas tus bancales de madera (no de palé, que ya sabes que no me gustan nada) tienen un aspecto estupendo, y da mucha rabia comprobar con el tiempo cómo la madera ha perdido su atractivo color, su textura, e incluso se ha agrietado o deformado.

PVC al rescate

¿Te has fijado en cómo ha crecido el número de empresas que te ofrecen ventanas de PVC con un acabado que imita distintos tipos de madera? 

Hace años el PVC era un material de segunda. No sé si sería verdad o no, pero todo el mundo decía que el problema de ponerte una ventanas de PVC era que con el tiempo el blanco amarilleaba, y tus ventanas tenían un aspecto lamentable.

Honestamente, no sé si lo que ha ocurrido es que los fabricantes han conseguido mejorar las propiedades de los acabados del PVC, o que aquello de que el color se estropeaba no era del todo verdad (supongo que pueden haber sido ambas). El caso es que hoy en día te puedes poner unas ventanas de PVC con infinidad de acabados y te durarán toda la vida.

¿por qué te hablo ahora de ventanas?

Lo que quiero decir con todo esto es que se pueden utilizar perfiles de pvc con acabado de imitación a madera para hacer jardineras ó bancales elevados en nuestro huerto o jardín con garantía más que suficiente de durabilidad. El aspecto final será tan bueno como el de la madera natural, pero con la ventaja de que con cero mantenimiento el aspecto inicial se conservará para toda la vida.

Sé que suena raro, pero si eres de los que les encanta la madera en el jardín, olvídate de la madera y ponte unos bancales de PVC. Tendrás la estética que buscas y te olvidarás de los problemas.

Después de todos estos años dándole vueltas a cómo hacer bancales elevados y haciendo experimentos, sabiendo lo que se puede hacer con el acero cortén y el PVC, te puedo asegurar que en mi casa no vuelve a entrar una sola traviesa de tren y ni un sólo tablón de madera tratada en autoclave.

Un producto para tí

Lo estabas viendo venir, seguro. Si hay algo que me gusta, además de cultivar plantas en bancales elevados y el acero cortén (que sigue siendo mi favorito, lo reconozco) es pasar las horas en mi taller para convertir cosas que hago para mí en productos interesantes para la gente como tú, que comparte mis gustos y aficiones.

Por eso en jardindeacero.com ya puedes comprar un kit con todo lo necesario para montarte tus bancales elevados de PVC, con perfiles de pvc reforzados con un perfil interior de acero y uniones para las esquinas en acero corten (ya oxidado), pero antes déjame que te cuente alguna cosa más sobre ellos.

¿Mejor que el acero cortén?

El acero cortén es mi favorito sin duda. Pero si a tí lo que te gusta es la estética de la madera, entonces está claro que el bancal de PVC es tu mejor elección.

En mi post sobre los bancales elevados de acero cortén señalaba un pequeño inconveniente que tienen: que en verano, cuando están a pleno sol no hay quien los toque. Efectivamente el acero se calienta mucho, y aunque mis bancales tienen un borde de 10 cm para que te puedas sentar en ellos tranquilamente, más vale que no lo hagas en pleno verano o te quemarás el culo.

A mí me parece un inconveniente sin importancia, pero es verdad que el bancal de PVC no tiene este problemilla, de hecho es un magnífico aislante térmico. También es mejor en este aspecto que los ladrillos cerámicos, puesto que además no absorbe nada de agua, por lo que las heladas no serán un problema.

Otra ventaja del PVC es que debido a su reducido peso cuesta muy poco manejar piezas grandes, con lo cual te puedes hacer un bancal de hasta 3 metros de largo sin uniones, salvo por las esquinas, lo cual le da un plus de solidez y mejora el aspecto final.

Perfecto para huertos urbanos

Si vas a montar tus bancales en una terraza ó un azotea, no podrás instalar bancales de acero corten a no ser que los oxides antes, ya que en el proceso natural de oxidación, que dura más de un año, te pondrán el suelo perdido. En ese caso tienes que recurrir a la oxidación forzada mediante el uso de productos químicos, lo cual tiene un coste añadido nada despreciable.

Con el pvc este inconveniente no existe, claro. Puedes montar tus bancales directamente sobre el pavimento, que no vas a tener ningún problema. Lo de montar bancales encima de una terraza o una azotea la verdad es que no lo he hecho nunca, pero intuyo que es un tema como para dedicarle un post entero.

¿y esto cuánto cuesta?

Si sacamos la calculadora, no hay manera de vencer al bancal de ladrillo cerámico, que se mantiene como la solución más barata. 

Pero en segundo lugar está el bancal de PVC sin duda. Comprarlo será igual o más barato que la madera tratada en autoclave y durará toda la vida gastándote 0 € en mantenimiento, así que más económico que la madera, indiscutiblemente. También es algo más económico que el acero cortén, aunque aquí la comparación es menos objetiva, porque son materiales muy diferentes.

Publicado el Deja un comentario

Bancales elevados de acero cortén

Bancal Modular de Acero Corten

Hola, soy Tximo Gracia, creador de jardindeacero.com, y quiero compartir contigo la experiencia que he acumulado en los últimos 13 años acerca del uso de bancales elevados, tanto para horticultura como en jardines decorativos.

En esta ocasión te quiero hablar del útlimo tipo de bancal con el que he experimentado y que en mi opinión es el mejor: el de acero cortén.

Bancales elevados de acero cortén

Durante estos años dedicándome como aficionado a cultivar hortalizas y otras plantas en el jardín de mi casa he estado permanentemente buscando una manera óptima de crear bancales elevados, lo cual significa probar con distintos materiales y sistemas que he ido explicando en los anteriores posts. (ir al primero)

Pero no sólo se trataba de buscar una manera práctica y eficaz de hacer bancales y jardineras de gran tamaño. Poco a poco me fui volviendo más exigente, también quería que tuviera clase.

El ladrillo cerámico es lo más práctico y económico, pero la estética deja mucho que desear. La madera, especialmente las traviesas de tren, casi cumplían mis expectativas en cuanto a estética, pero surgieron los problemas que ya conté en el post dedicado a los bancales elvados de madera y que se resumen en uno: la madera, incluso la tratada, se deteriora muy rápido. Eso significa que a los pocos años hay que sustituirla ó llevar a cabo un mantenimiento que no es nada fácil ni barato.

El acero cortén es para siempre

Es indiscutilblemente lo más resistente que hay, no se va a romper ni agrietar ni deformar aunque le des un golpe con la carretilla o el cortacésped ni le van a afectar las heladas ni va a coger hongos ni se va a pudrir, aunque seguramente ya habrás pensado que se oxidará. Efectivamente, pero en el caso del acero cortén, eso no es un problema, sino una virtud.

El acero normal y corriente (conocido como acero al carbono) se oxida, y con el tiempo la corrosión avanza hasta convertirlo en herrumbre. Quizá para cuando un bancal o jardinera de acero al carbono se desmorone debido a la corrosión, tú mismo ya te hayas convertido en material compostable, pero eso no me atrevo a asegurarlo. 

El acero cortén se oxida igual que el acero normal, pero con la diferencia de que el óxido forma una capa impermeable que protege el interior, con lo cual, llega un momento en que deja de oxidarse. Esto mismo ocurre con el aluminio (todo el aluminio que veas está oxidado), sólo que en el caso del acero cortén es un proceso muy lento (más de un año).

Un material unido al diseño de vanguardia, al arte y al lujo

Peine del viento

Te habrás dado cuenta ya de que el acero cortén es un material muy apreciado por arquitectos, diseñadores y artistas, con el que se construyen fachadas de edificios, viviendas de lujo, grandes esculturas (¿qué hubiera sido de artistas como Chillida sin este material?) y muchas otras cosas, siempre de categoría premium, por así decirlo.

No es de extrañar que la presencia de este acero en nuestro jardín nos produzca una sensación de confort, de importancia, de relevancia social, como la que tenemos cuando nos movemos en un coche lujoso, viajamos en primera clase o nos alojamos en un hotel de 5 estrellas.

¿y no se calentará mucho?

La temperatura que puede llegar a coger el metal es el único inconveniente que se le puede encontrar. Si te quieres sentar sobre él un 15 de Julio a las cuatro de la tarde te quemarás el culo, pero, ¿quien tiene ganas de salir al jardín a 38ºC? 

Es innegable que una pared metálica supone un aislamiento térmico nulo, y podrías pensar que convendría añadir algún material aislante en el interior del bancal, pero después de algunos experimentos he comprobado que da igual si lo haces o si no.

Tendemos a pensar que la pared metálica recalentará la tierra a una temeperatura muy alta, pero no ocurre así. Como he dicho antes, si tocas la chapa de acero a pleno sol un día de verano te quemarás, pero bastará que separes la mano un par de centímetros (o menos) para que no notes nada. Lo mismo ocurre en el interior. La superficie del metal está muy caliente (o fría en invierno), pero a menos de un centímetro la temperatura será normal.

Que notes el metal muy caliente o muy frío sólo responde a la facilidad con la que el metal conduce el calor, no significa que el metal esté generando calor.

Vale muy bonito, pero …

Si quieres hacer tus bancales elevados con acero cortén, que a estas alturas seguro que quieres, tienes un problema grave que no he mencionado aún pero que te estarás imaginando hace rato. Al igual que pasaba con la estructura de acero para reforzar el bancal cerámico de doble altura (te recuerdo mi post sobre bancales cerámicos) necesitas un profesional que te los instale en tu casa.

Si ya por sí solo el acero cortén es un material costoso en relación con las otras opciones (aunque más barato que la madera si metemos el nulo mantenimiento en la ecuación) imagínate si tienes que recurrir a un profesional cualificado para que te fabrique tus bancales a medida y en tu propia casa, porque evidentemente, un bancal de un tamaño normal es un trasto enorme que pesa un quintal y no hay quien lo transporte a tu casa un precio asumible.

Además en mi caso se me plantea otro problema ahora que planeo mudarme de casa: ¿qué hago con mis bancales? ¡No me puedo llevar esos mastodontes de 4 y 5 metros de ninguna manera!

Pero, como quizá hayas imaginado por el camino, después de tantos años de pruebas y experimentos, he creado un sistema de bancales modulares que resuelve de manera sencilla los problemas de peso, transporte e instalación, y he creado esta web para ofrecertelo a tí, que evidentemente, si has leído hasta aquí, compartes conmigo aficiones y gustos estéticos.

Bancal Modular de Acero Cortén

Con este sistema puedes comprar un kit para motar tu bancal de acero cortén, eligiendo entre dos alturas diferentes (25 y 50 cm), y prácticamente cualquier medida que necesites.

Cuando te lleguen a casa podrás llevar las piezas a su emplazamiento definitivo sin problemas ya que la más grande (150 cm de largo) pesa unos 10 kg, un peso considerable pero manejable para casi cualquier persona.

Una vez en su sitio sólo tienes que unir las piezas con los tornillos y tuercas de acero galvanizado incluidos en tu kit en menos de 10 minutos. Puedes ver el proceso en este vídeo.

Te puedo asegurar por propia experiencia que el aspecto de tu jardín dará un salto cualitativo enorme cuando el acero empiece a tomar su color característico (si les das un manguerazo a diario, en unos días tendrán una pinta de auténtico lujo)

Publicado el Deja un comentario

Bancales elevados de ladrillo

bancales elevados de ladrillo

Hola, soy Tximo Gracia, creador de jardindeacero.com, y quiero compartir contigo la experiencia que he acumulado en los últimos 13 años acerca del uso de bancales elevados, tanto para horticultura como en jardines decorativos.

En este post voy a abordar los bancales elevados de ladrillo, más concretamente los de ladrillo cerámico (los naranjas, también llamados rasillones o bardos), que son los que yo he probado, con una variante que te contaré para sacarles más partido.

Bancales elevados de ladrillo cerámico

Como explicaba en mi post anterior, mi primera idea fue hacer los bancales de madera, pero en realidad la primera que puse efectivamente en práctica fue la de los bancales cerámicos.

Aquello fue por el 2005 o 2006. En 2011, con casa nueva, empecé a experimentar con la madera, lo que acabó en bancales de madera tratada en 2013. Hace unos dos años (en 2016) añadí un nuevo bancal a mi huerto y esta vez volví a recurrir a los ladrillos.

Es de lo mejor que hay cuando intentas tener en cuenta todos los factores (facilidad, economía, resultado final). Mi principal argumento en contra es estético, aunque tengo algún otro que no es ninguna tontería.

La solución más económica

Los ladrillos cerámicos tienen una gran ventaja: que son muy baratos. Puedes comprar rasillones de 25×100 cm y 4 cm de grosor por menos de 1€ la pieza. La altura de 25 cm no es gran cosa pero es suficiente para muchos cultivos si además cavas unos 10 o 15 cm extra. No es de extrañar que muchos aficionados a las hortalizas los utilicen.

Para un jardín ornamental no creo que haya nadie que los use, por que no es que quede muy bonito, la verdad, aunque cada uno tiene sus gustos.

El método, seguro que lo has visto explicado en algún blog o vídeo, consiste en ir clavando estacas de hierro corrugado (al menos 2 por cada ladrillo) en el lado exterior de la pared del bancal. El ladrillo queda apoyado en los hierros y la presión de la tierra por el otro lado lo mantiene en su sitio. Bien fácil. Puedes hacer el bancal con muchas formas y medidas y es casi perfecto.

¡Ojo, que tampoco es gratis! A lo que te van a costar los ladrillos le tienes que sumar las barras de hierro corrugado, que no son caras, pero no las regalan. No sería raro que gastaras en hierro el doble de lo que te has gastado en ladrillos.

Y tampoco se va a montar solo. Te va a costar bastante trabajo dejar todos los ladrillos bien alineados y, sobre todo, bien firmes para que cuando llenes el bancal de tierra aquello no se desmorone.

Algunos inconvenientes

En primer lugar, los ladrillos cerámicos tienen la característica de absorber muy bien la humedad (por eso los albañiles los suelen humedecer antes de aplicarles cemento) y eso puede darte problemas si vives en un sitio con fuertes heladas. El agua absorbida por el ladrillo se congelará, y al ganar volumen (motivo por el cual el hielo flota) romperá el ladrillo. No en añicos, claro está, pero le irán saliendo grietas y con el tiempo se puede romper.

Otra cosa que no me gusta de este sistema tiene que ver con la facilidad para moverse por el huerto, y me explico: En general, tener una hilera de bancales de 4 ó 5 metros de largo hace que moverse por el huerto sea un poco más pesado, porque sólo puedes moverte en una dirección y tienes que ir hasta el extremo del pasillo para moverte en dirección perpendicular.

Si puedes atravesar un bancal pasando por encima, podrás moverte por tu huerto con mucha más libertad. Pero claro, para hacer eso sin pisar el suelo de cultivo (¿no era esa una de las principales ventajas de cultivar en bancales elevados?) tendrás que poder pisar firmemente sobre los bordes del bancal y pasar de un lado a otro dando un paso un poco largo (130 cm como máximo, diría yo). Y aquí es donde los bancales de ladrillo, en mi opinión, se quedan un poco cortos.

¿y si quieres un bancal más alto?

Si quieres hacer un bancal más alto (50 cm) puedes probar a hacer una pared con dos filas de ladrillos. Con esa altura, en mi opinión, el método de las estacas de hierro no es buena idea, necesitarás barras demasiado largas y tendrás que clavarlas muy hondo para que tenga suficiente resistencia. ¡y mejor olvídate de atravesarlo caminando por encima!

Bancal de ladrillo con estructura de acero
Bancal de doble altura construido con ladrillo cerámico sobre una estructura de acero.

Puedes hacer lo que hice yo: montar una estructura de acero soldada y clavada en el suelo que sujete con firmeza las paredes de ladrillo. El propósito es el mismo que con las barras de hierro: que el ladrillo se quede vertical, pero con una resistencia muchísimo mayor, y con capacidad para aguantar una pared de dos filas de ladrillos de 25 cm y que puedas sentarte en el borde tranquilamente.

Esa solución es casi perfecta. Es muy resistente, no se va a caer nunca. Podrías incluso sustituir algún ladrillo que se rompiera sin peligro de que se te desmorone la estructura entera. Si además recubres el interior de las paredes con lona de pvc, como hice yo, evitarás la pérdida de agua por las paredes y reducirás el problema de las heladas, ya que los ladrillos estarán más secos.

Cómo y por cuánto

En cuanto a coste de materiales, puede ser como el doble que con el método de las barras de corrugado, pero todavía estamos en un rango low cost, desde mi punto de vista.

Aquí estoy montando los ladrillos en la estructura de acero soldada y pintada con varias capas de Oxirite.

Eso en lo que se refiere a coste del material, porque está claro que para hacer esa estructura hay que saber soldar (como es mi caso) o llamar a un soldador que te la haga, lo cual además tendrá que ser in situ, o no habrá manera de transportarla a tu jardín una vez hecha sin que cueste un dineral el porte.

Por lo tanto se trata de una solución muy buena suponiendo que el aspecto final no te disguste mucho, pero lamentablente tendrás que aprender a soldar (y eso no es como poner tornillos, te lo aseguro) o recurrir a un profesional, con lo que dejará de ser una opción barata.

En el siguiente post te cuento por qué los bancales elevados de acero cortén son los que más me gustan.

Publicado el Deja un comentario

Bancales elevados de madera

Bancales elevados de madera

Hola, soy Tximo Gracia, creador de jardindeacero.com, y quiero compartir contigo la experiencia que he acumulado en los últimos 13 años acerca del uso de bancales elevados, tanto para horticultura como en jardines decorativos. Después de enumerar las ventajas de este tipo de cultivo en los dos posts anteriores (ir al primero), voy a entrar en los tipos de bancales que se pueden hacer, empezando por los bancales elevados de madera.

Bancales elevados de madera. Fáciles de hacer, pero …

Cuando empecé a pensar en hacerme un bancal elevado, la primera opción que me vino a la mente fue hacerlo de madera, principalmente por lo fácil que era hacerlo medianamente bien. Unir cuatro tablones de madera es, en efecto, un proyecto al alcance de cualquiera mínimamente habilidoso.

Por hacerte la historia corta: olvídalo. Como supongo que no te valdrá con una recomendación tan tajante te cuento mis motivos.

El principal problema es que la madera buena es carísima y no es tan buena y la madera barata es malísima y no es tan barata. Si compras madera asequible en la brico-tienda de turno, seguramente será pino u otra madera bastante porosa, por lo que la humedad y los hongos penetrarán fácilmente y la estropearán deprisa. ¡Eso por no mencionar lo difícil que es encontrar un tablón en un leroy-brico-haus que sea recto! y cuando digo recto no quiero decir que mirádolo desde la otra punta del almacén parezca que casi no está torcido, no, digo RECTO (este tema me enerva un poco, ¿se me ha notado?).

Si te vas a un almacén de madera de verdad, los precios te tirarán de espaldas. Y al final, por muy bien hecho que esté un tablero y por muy bueno que sea el pino o el abeto, seguirá siendo una madera porosa, y si pides tablones de roble o haya o alguna otra madera poco porosa, tendrás que pedir una hipoteca para hacerte los dichosos bancales.

Traviesas de tren

Jardindera de traviesas de madera
Jardindera de traviesas de madera

Otra opción interesante son las traviesas de madera. Tengo una jardinera enorme en la entrada de casa hecha con estas maderas y forrada por dentro con lona de pvc. No es mala opción, pero tiene un gran problema: con el tiempo pierden el color, se agrietan y se deforman, perdiendo gran parte de su encanto inicial, por no mencionar que tienes que manejar piezas de madera realmente grandes y pesadas para montar tus bancales.

Si es para cultivar hortalizas y usas traviesas antiguas, ojo: hay quien dice que los productos con los que se trataban antiguamente las traviesas hacen que la madera dure toda la vida, pero pueden ser tóxicos. Y debe ser cierto, ya que ese tratamiento esta prohibido hoy en día en toda la UE. Te recomiendo este post sobre traviesas de madera si te interesa el tema.

Palés reciclados, yo que tú no lo haría

Si optas por entrar en el inframundo de la madera de palé (o palet, no lo sé), como hice yo, te estás metiendo en un berenjenal del que no puedes salir airoso. Creeme porque te hablo por mi propia experiencia: ya puedes usar una palanca de acero de 1 metro de largo (yo la usaba) o herramientas fabricadas expresamente para desmontar palés (yo me las fabriqué y las usé) que acabarás el doble de cansado, gastarás el triple de palés y tardarás el cuádruple de lo que crees.

Los dolores de espalda que esperas evitar con el bancal elevado los vas a tener por duplicado a base de transportar y desmontar esos trastos. Los palés buenos (EUR-PAL, que aquí también hay calidades) pesan una barbaridad y llevan unos clavos larguísimos que cuesta mucho quitar, ya que están hechos para aguantar todo tipo de maltrato en ambientes de lo más hostil.

Y a lo mejor piensas: mejor, esa madera aguantará siglos. Pues quizá pero, salvo que seas un auténtico crack trabajando con la madera (en cuyo caso sabes lo suficiente como para prever que no merece la pena) cuando termines tu ingente trabajo, tu jardín o tu huerto tendrá un aspecto lamentable, casi como el de tus lumbares. 

Puedes evitar mucho sufrimiento cortando palés EUR a lo largo y utilizando el semi-palé como pared del bancal (te queda de 40 cm de alto), forrándolo por dentro con lona de pvc para tapar los huecos. Queda feísimo. No intentes esto si tu pareja no apoya el proyecto al 110%, te juegas el matrimonio.

¡Tranquilo, la madera tratada en autoclave viene al rescate!

Por ese pueblo también he pasado, y unos 5 años después ahí siguen mis bancales de madera tratada resistiendo a duras penas el paso del tiempo. Durarán más que si fueran de madera sin tratar, pero se van deteriorando visiblemente. No están mal, pero no lo recomiendo.

Madera tratada en autoclave deteriorada
Estado de la madera tratada en autoclave (tipo IV) después de 5 años

En primer lugar, el precio se dispara si quieres hacer algo más alto que una simple bordura (yo sólo encontré tablones de 15 cm). Y en segundo lugar hay un problema que tendrás aunque compres los listones de madera tratada en el mejor proveedor del mundo, me explico:

En pocas palabras, el tratamiento en autoclave consiste en impregnar la madera de una sustancia fungicida y someterla a una alta presión y temperatura (un autoclave no es más que una olla a presión de proporciones industriales). Esto mata todo bicho viviente y hace que el producto aplicado se introduzca por todos los poros de la madera, creando una capa que sella el interior e impide la entrada de nuevos agentes nocivos.

Estupendo, pero el caso es que esa capa protectora tiene unos milímetros de grosor o unos centímetros en el mejor de los casos, nunca impregna toda la madera. ¿Qué pasa cuando coges una pieza y la cortas a la medida que necesitas? Pues que la superficie del corte vuelve a ser madera desnuda sin ningún tipo de portección. Acabas de estropear el invento. La única solución que se me ocurre es encargar que te hagan las piezas a medida antes de someterlas al proceso del autoclave. ¿Te suena igual de impagable que a mí?

En mi opinión la mejor opción, si te gusta el look de la madera, es recurrir a los bancales elevados de PVC, con los que obtendrás la estética que buscas evitando todos los problemas de la madera.

En el próximo post te cuento mi experiencia con los que parecen ser los bancales más utilizados, los de ladrillo cerámico.